La forma correcta de cortar un tomate

rebanadas de tomate

No parece que deba ser difícil cortar un tomate: cómprate el tomate y luego ponle un cuchillo, ¿no? No es tan sencillo, gracias a la estructura de la regordeta fruta roja. Tiene un núcleo, pero si lo quitas de inmediato, es probable que encuentres un lío familiar: grupos de tripas de tomate (semillas de tomate) que se desprenden de la carne ácida hasta que te quedas con un lío blando. Entonces, ¿cómo se corta un tomate de la manera correcta para obtener rodajas circulares ordenadas que puede colocar sobre un sándwich, o pequeñas cuñas firmes para agregar un poco de color a sus ensaladas?






El cuchillo adecuado para cortar tomates es clave

cortando tomate

Si ha terminado con una tabla de cortar que es un desastre con las tripas de tomate (esas semillas y la sustancia viscosa a veces se llaman caviar, según La cocina , por cierto), es posible que sea porque estás usando el cuchillo equivocado . Lo que quieres es algo con una hoja dentada. Cualquier tipo servirá: bistec, pan o cuchillos para deshuesar son buenas opciones, solo asegúrese de que sea una hoja dentada.



Puede usar una cuchilla recta, pero si lo hace, debe asegurarse de que esté muy afilada o no atravesará la piel relativamente dura del tomate. Usar una hoja desafilada es un error muchas personas hacen, y también es una forma segura de terminar con un tomate magullado o un gran desastre para limpiar.








la mejor comida en wendy's

Corta rodajas y gajos de tomate perfectos

rebanadas de tomate

Una vez que tenga un cuchillo dentado o súper afilado, usará el corazón del tomate, ese trozo firme que va desde la parte superior del tallo hasta la parte inferior de la fruta, para su ventaja. Si quieres cortar rodajas de tomate, La cocina recomienda colocar el tomate limpio y sin tallos de lado en la tabla y luego recortar la parte superior (ahora mirando hacia un lado). Haga sus rebanadas tan paralelas a eso como pueda, y del grosor que prefiera.

Para las cuñas, comenzará de la misma manera, recortando el tallo remanente, antes de colocar el tomate verticalmente en la tabla de cortar. Luego, cortarás el tomate por la mitad, colocarás las mitades con el lado plano hacia abajo y luego cortarás directamente desde el tallo hasta el fondo para cortar en cuartos la fruta. Si quieres trozos más pequeños, ¡simplemente repite el proceso! Solo asegúrese de estar siempre cortando verticalmente a través del núcleo para mantener las cuñas bien estructuradas.



Cómo cortar un tomate o cortar las semillas

tomates cortados

Si quieres tomates cortados en cubitos para ensalada, este es un corte bastante fácil de hacer. Simplemente cortará algunas rodajas de tomate de la manera que describimos anteriormente, las colocará planas sobre la tabla de cortar y las cortará en el tamaño de cubo deseado. Bastante fácil, ¿verdad?

Definitivamente, hay más de una forma de cortar un tomate, y si su plato no lo pide en cubitos, en rodajas o en cuñas, entonces es posible que desee ser un poco más creativo.



¿Dónde se hace el chocolate Godiva?

Algunas recetas pueden beneficiarse de un tomate sin semillas. Sí, sabemos que hay muchas semillas en un tomate, pero antes de levantar las manos con frustración y tomar el teléfono para pedir comida para llevar, espere un segundo. Sacar esas semillas de un tomate en realidad no es tan difícil.

Dependiendo del tamaño de su tomate, debe comenzar cortándolo en seis a ocho gajos. sin primero quitando el núcleo (a través de Mis recetas ). Una vez que haya cortado las rodajas, sostenga una cuña por el centro y corte con cuidado la bolsa de semillas del tomate. Otro método consiste en cortar el tomate por la mitad y luego, con un cuchillo, cortar el tomate hacia adentro y alrededor del interior. Luego puede usar una cuchara para sacar la sección con semillas.

También puedes pelar un tomate

tomate pelado

Así que ha cortado, cortado en cubitos y sin semillas un tomate con éxito. ¡Felicitaciones! Ahora está listo para la cáscara de tomate. Las cáscaras de tomate pueden ser desagradables para comer en ciertas recetas, como las salsas para pasta, y a menudo se recomienda pelarlas. La piel de un tomate es increíblemente delgada, por lo que no la pelará de la misma manera que lo haría con una manzana. Con un cuchillo afilado, corte una X en el fondo de cada tomate y colóquelos en un colador.

Luego querrás hervir un poco de agua y verterla sobre los tomates, lo que aflojará la piel. Luego podrás pelar fácilmente los tomates, comenzando por la X, y luego podrás cortarlos en dados y en rodajas.

Con el cuchillo adecuado y la técnica adecuada, pronto podrás cortar tus tomates frescos a la perfección en todo momento, y estarán listos para dar un buen uso a toneladas de recetas sabrosas.